Llega una pareja a un restaurante, el señor muy contento sienta a su acompañante, se sienta él y luego le dice al mesero:

– A mí tráigame un aperitivo y nos pones a enfriar una botella de champaña.

El mesero le pregunta:

– ¿y a su señora? ¿desea algo ahora?

– Sí, ¡envíele un fax diciéndole que la estoy pasando de maravilla!

Llega una pareja a un restaurante, el señor muy contento sienta a su acompañante, se sienta él y luego le dice al mesero:

– A mí tráigame un aperitivo y nos pones a enfriar una botella de champaña.

El mesero le pregunta:

– ¿y a su señora? ¿desea algo ahora?

– Sí, ¡envíele un fax diciéndole que la estoy pasando de maravilla!