– Mamá, ¿le has pedido a papá que me compre la bicicleta?
– Si, muchas veces; pero es inútil no quiere.
– Mamá, ¿has probado con los ataques de nervios como cuando el abrigo de pieles?