El marido vuelve inesperadamente de un largo viaje y se encuentra a su mujer en la cama con un viejo amigo.

– ¡Pero Pepe! ¿Cómo es posible que tú, mi mejor amigo, estés engañándome con mi mujer?

– Pues precisamente porque soy tu mejor amigo, estoy asegurándome de que no te engaña con otro.