En el confesionario:
– Padre, me acuso de que cada vez que veo a un hombre me tiemblan las piernas.
– Pero ¿cuántos años tienes, hija mía?
– 84.
– ¡Ah! Entonces no te preocupes, que eso es reuma.