Un tío en un lupanar le pregunta a la «madame»:
– ¿Cuánto cuesta aquí acostarse con una mujer?
– Depende del tiempo.
– Bien… digamos que llueve.