Un niño se acerca a una elegante señora:
– Señora, ¿puede hacerme la caridad de 50 centimos? Es que tengo que reunirme con mi familia…
– Desde luego, guapo. Y ¿dónde está tu familia?
– En el cine, señora…