Un señora acude a la consulta del médico con su hijo pequeño, de 10 años:
– Mire doctor, mi hijo no se encuentra bien.
– ¿Ha pasado el sarampión?
– No, mientras estabamos en la sala de espera no hemos visto pasar a nadie.