Esto es, en un metro a la hora punta, la gente dentro, como sardinas en lata y
una chica le dice a un tío:

– Por favor, se podría apartar un poco?… Tiene usted algo duro
dentro del pantalón que me esta apretando el muslo.

– Oh, perdón, dice el tío, es que llevo el sobre con mi paga.

– Dice la chica después de un buen rato:

– Usted debe tener un trabajo cojonudo…, porque le han aumentado
el sueldo tres veces desde la última parada.