De donde venís con tada la ropa destrozada?
– Del entierro de mi suegra.
– ¿Tan mal vestido fuiste?
– No, lo que pasa es que se resistió un poquito.