Un profesor llama al padre de uno de los alumnos:
– Señor, su hijo es un pequeño asno.
– Ya -contesta el padre-, por eso lo traigo a la escuela.
– ¿para que aprenda?
– No, para que se sienta entre los de su especie.