Dos niños se sientan en la mesa para cena y uno le pregunta al otro:
– Oye ¿tú rezas antes de comer?
– No, mi mamá cocina bien.