Llega un hombre a un confesionario y dice:
– Padre, confieso de que me la chupo.
– Hijo, eso no es pecado, es habilidad!!!