– Hace mucho que no nos vemos. Veo que tienes trillizos…

– Eh… bueno, es que el niño es muy nervioso…