En el colegio:
– Carlitos, siempre llegas muy tarde a clase, ¿no podrías ser un poco más puntual?
– Si, podría… ¡pero se me haría el día tan largo!