Era un bebé, tan feo, tan feo, tan feo, que, cuando nació, el médico dijo:

– Tírenlo al aire, si vuela es un murciélago!