Un tipo va a confesarse y le pregunta la cura:
“Padre, fumar marihuana es pecado?”
A lo que el cura responde con voz ronca y alucinada:
“No me jodas, tronko!”