Llega un par de gallegos de luna de miel y vienen bien cabreados, al preguntarle sus amigos como les fue dicen:
– Pues fue lo peor que nos pudo haber pasao, imagĂ­nate, nos vamos a Venecia y todo estaba inundao.