Hemos venido a jugar
– ¿A qué piso va?
– Al cuarto.
– ¿Seguro? ¿No quiere cambiar?
– Qué caramba, hemos venido a jugar. ¡Al séptimo!