¿Cuál fue la máxima prueba de humildad y sencillez que dio Jesucristo?

Nacer en Belén, pudiendo haber nacido en Bilbao.