– Javier, ¿por qué tu hermano se pasa el día sin hacer anda?
– Porque no hay trabajo.
– ¿Cómo que no?, trabajo es lo que sobra.
– ¡si! pero el no quiere las sobras de nadie.