Era un ladrón tan, pero tan gordo, que la policía jamás lo pudo rodear.