Una pareja se fue de vacaciones a una laguna donde se podía pescar.
El esposo amaba pescar al amanecer y a su mujer le encantaba leer.
Una mañana, el esposo volvió después de varias horas de pesca y decidió tumbarse y dormir una pequeña siesta. Aunque no estaba familiarizada con el lago, la esposa decidió salir a pasear en el bote.
Remó una pequeña distancia, ancló el bote y retomó la lectura de su libro.
Al poco rato apareció el guardacostas en su bote. Llamó la atención de la mujer y le dijo: Buenos días, señora… ¿Qué esta haciendo?
– Leyendo, respondió ella, pensando “¿Es que acaso no es obvio?”.
– Se encuentra en un área de pesca restringida.
– ¡Pero si no estoy pescando…! ¿No lo ve?
– Si, pero tiene todo el equipo. Tendré que llevarla conmigo y ponerle una multa.
– ¡¡¡Si usted hace eso lo denunciaré por violación!!! dijo la mujer indignada.
– ¡¡¡Pero si ni siquiera la he tocado…!!!
– Si, pero tiene todo el equipo!!!!

Una pareja se fue de vacaciones a una laguna donde se podía pescar.
El esposo amaba pescar al amanecer y a su mujer le encantaba leer.
Una mañana, el esposo volvió después de varias horas de pesca y decidió tumbarse y dormir una pequeña siesta. Aunque no estaba familiarizada con el lago, la esposa decidió salir a pasear en el bote.
Remó una pequeña distancia, ancló el bote y retomó la lectura de su libro.
Al poco rato apareció el guardacostas en su bote. Llamó la atención de la mujer y le dijo: Buenos días, señora… ¿Qué esta haciendo?
– Leyendo, respondió ella, pensando “¿Es que acaso no es obvio?”.
– Se encuentra en un área de pesca restringida.
– ¡Pero si no estoy pescando…! ¿No lo ve?
– Si, pero tiene todo el equipo. Tendré que llevarla conmigo y ponerle una multa.
– ¡¡¡Si usted hace eso lo denunciaré por violación!!! dijo la mujer indignada.
– ¡¡¡Pero si ni siquiera la he tocado…!!!
– Si, pero tiene todo el equipo!!!!