Jaimito se despierta de madrugada. Entra despacito a la habitación de sus padres que están bastante ocupados entre ellos. Jaimito sale y va cabreado por el pasillo diciendo:

-¡Y después la mamá me manda al psicólogo porque me chupo el pulgar!