Jaimito compró unos bombones y se los comió todos en un minuto.
Su hermana le amonestó:
Te comiste todos los bombones sin acordarte de mí.
¡Claro que me acordé, por eso me los comí tan deprisa!