Están en clase y la profesora le dice a Jaimito:

– Jaimito, hablame de Mercurio.

– Bueno… pues… era el dios de los termómetros.