La maestra en clase:

– A ver, Jaimito, ¿Qué me dices de la muerte de Napoleón?

– Que lo siento mucho, señorita.