Una vez iba James Bond en un avión con un pollito, cuando el pollito le pregunta:
¿Cómo se llama usted? Bond, James Bond
¿Y tú? Llito, po-llito.