Le dice un niño a su madre:
– Mamá, ¿me puedes decir por qué huye el tiempo?
– Qué quieres que te diga, hijo. Será porque todos los que se aburren intentan matarlo