Un niño regresa de jugar al fútbol y le dice a su padre:

– Papá, papá, hoy en el entrenamiento de fútbol, el entrenador me ha dicho que yo era promesa de gol.

-¡Qué bien!, -contesta el padre orgullosamente-, ¿Y de qué has jugado?

-De portero.