– Mamá, mamá, ¿los corazones tienen piernas?
– No, hijo.
– Pues papá está diciendo en la habitación de la criada: Abrete de piernas, corazón.