Está una ratita sentada, aparece otra y le dice:
– ¿Qué haces aqui tan solita, ratita?
Y le contesta la otra:
– Nada, esperando un ratito…