La lenta tortuga
Hay una gran escasez de comida en la selva y el león propone contar chistes y el que haga reír al resto de animales se salva y no lo matan para comérselo.
 Llega el conejo y cuenta un chiste buenísimo y todos se ríen menos la tortuga, matan al conejo.
 Llega el oso cuenta un chiste buenísimo y todos se ríen menos la tortuga, matan al oso.
 Llega el caballo y cuenta un chiste malísimo y nadie se ríe, y empieza la tortuga a reírse a carcajadas y dice:
– ¡¡El chiste del conejo es buenísimo jajaja!!