Era una suegra tan mala, tan mala, tan mala, que se murió y es su tumba pusieron:
– Aquí descansa ella, pero en casa descansamos todos.