-Señora, ¿quiere decir a su hijo que deje ya de imitarme?
– Jorge, te lo digo siempre: ¡deja de hacer el tonto!