Dos prostitutas en una esquina en plenas fiestas navideñas.
– Oye, Manoli, ¿tú qué le pides a los Reyes Magos?
– Yo, diez mil. Como a todos.