La viejecita le dice al médico que acaba de reconocerla.

- Entonces, ¿qué me ha dicho, doctor? ¿Piscis o Capricornio?

- Cáncer, señora, cáncer…