Este es Rogelio con 93 años en un geriátrico con los demás abuelos, donde todas las noches después de cenar se dispersan por los jardines. Una noche paseando se ve con Pepa, de 87 años, comienzan a hablar y le dice Rogelio:

– ¿Sabes, que es lo que mas añoro en esta vida?

– Dice Pepa: – ¿Qué?

– Rogelio responde: – ¡el SEXO…,!,

Entonces Pepa exclama:

– ¡Viejo verde, pero si no te se tiene que levantar.., ya con la edad que tienes.

Y Rogelio responde:

– Ya lo sé…, pero me encantaría que una mujer me la sostuviera, aunque sólo fuera por un rato

Entonces Pepa le dice:

– ¡Bueno, si te puedo ayudar!

Se van a un rinconcito, le baja la cremallera, le saca suavemente la cosita y se la mantiene en la palma de la mano. Le gusta tanto que quedan en hacerlo todas las noches.

Pero una noche Rogelio no aparece en el lugar convenido. Y Pepa alarmada empieza a buscarlo por todos lados para asegurarse que esta bien. Y lo encuentra, que esta sentado junto a Paquita, quien le sostenía la cosita. Entonces Pepa furiosa le dice:

– A ver Rogelio ¿qué tiene Paquita que no tenga yo?

Y Rogelio muy feliz con una gran sonrisa en la boca le contesta:

– Parkinson…, Pepa…, Paquita tiene Parkinsooon….