Están dos gallegos en el aeropuerto mirando los aviones, y uno le dice al otro:
-¡MIRA PEPE, UN AVIÓN MACHO!
-No seas tonto, Manuel, ¡ESO SON LAS RUEDAS!