Estaban todos los santos en el Cielo, totalmente aburridos de ser buenos. Así que se dirigen a San Pedro para que les ayude. San Pedro, despues de hablar con el Señor, les dice:
-Dios me ha dicho que teneis permiso para iros de caceria. Ahí teneis escopetas para todos, pero tened cuidado, que el Espiritu Santo anda por ahí en forma de paloma.

Pues nada, se van todos los santos tan contentos, y en una de estas pasa una paloma blanca volando; PUM, PUM, PUUUUMMMMM!!!!!!
La paloma cae muerta y aparece San Jose soplando la escopeta:

– Hay cosas que nunca se olvidan!!!!!