– Mamá, mamá…¿la luz se come?
– No, hijita.
– Y ¿por qué papá anoche le dijo a la sirvienta: Apaga la luz que te la vas a comer toda?