Llega Jaimito a su casa corriendo y gritando

Mami, mami, en la escuela me dijeron pendejo

– ¿Y a mi qué?

A ti, puta