Estaba Manolo y le dice a Venancio:
Oye Venancio, ¿por qué tienes un zapato de uno y otro de otro?
Y Venancio le responde:
Hombre, eso no es nada, tengo otro par igualito en la casa.