Un Alemán, un Francés y un Gallego se encontraban discutiendo acerca de sus esposas.

El alemán dice:
– Mi esposa sí que es tonta, resulta que se compró un Mercedes… y ni siquiera sabe manejar!

Replica el francés:
– Eso no es nada, la mía acaba de comprar un Renoir y un libro de arte… y ni siquiera sabe leer!

El gallego dice:
– La más tonta de todas es la mía. Pues resulta que acaba de irse unos días de vacaciones. Antes de irse, le registré su bolso, y le encontré como 50 condones…. y ella ¡ Ni siquiera tiene pene!