Dos amigos hablando de las suegras, uno dice, yo quiero mucho a mi suegra, por ser la madre de mi mujer, el otro amigo responde yo también a la mía tanto que:

– A mí me gustaría que mi suegra fuera una estrella.

– dice el amigo, ¿Si?, Para que os lleve a Hollywood?

– dice este, No, para que estuviese a 3000 años luz.