-¿Oiga, señor cura, es usted el que dicen que aparta las mujeres del mal ?
– Si, hijo.
– Pues apárteme un par para el sabado.