Llega corriendo el niño con su mamá y le dice:
-Mamá, mamá, me mordí la frente!
La mamá confundida le dice:
-Que? Pero cómo pudiste morderte la frente si no te alcanzas.
Y el niño responde:
-ah, es que me subí a un banquito.