Cariño, ¿crees que voy muy escotada?
– ¿Tu tienes pelo en el pecho, amor mío?
– Nooooo!
– Pués entonces, sí.