¿En qué se parecen una mujer y una sartén?
– Hay que calentarlas antes de echarlas la carne.