– No, mamá. No quiero darle un beso a esta señora.
– ¿Por qué hijo?
– Porque a lo mejor me da una bofetada, como ha hecho con papá en el recibidor.