– Hijo, traes los ojos muy rojos.
– ¡FUMÉ MARIHUANA MAMÁ, LO ACEPTO! ¡SOY DROGADICTO!
– A mi no engañas pendejo, estabas viendo Titanic.